Lázaro de la Torre

Por: Boris Luis Cabrera

De su propia boca recibí la noticia: Lázaro de la Torre, “El brazo de hierro de la capital”, será el encargado en la próxima serie sub-23 de llevar las riendas del equipo de la Habana.

Hace un par de meses lo entrevisté para la revista Play-Off, su verbo cayó como flecha afilada en la cabeza de directivos, periodistas y comentaristas deportivos. En la calle muchos le auguraron tormentas y desbalances profesionales, otros levantaron polvo en pasillos oscuros, y en voz baja celebraron su audacia y su desenfado, mientras pasaban sus palabras de mano en mano. Pocos confiaron en la fuerza, en el poder sin límites que tienen los medios de difusión y en la voz del pueblo, la voz de los simples aficionados al béisbol.

Lázaro de la Torre demuestra que tiene la moral muy alta, que es capaz de tirar piedras porque su techo no es de vidrio, arrinconó a la arbitrariedad y al silencio, y llamando siempre las cosas por su nombre, arrinconó también a la comisión nacional, quien desnuda y sin respuestas, no tuvo más remedio que darle la dirección de este conjunto.

Es tiempo de revoluciones en la capital, Víctor Mesa llegó como un vendaval con una caravana detrás de seguidores, aduladores, gente que lo aplaude, que lo odia, esperanzados y aburridos, pero lo cierto es que se están moviendo los cimientos de todos los estadios y Lázaro de la Torre no es hombre que caiga porque tiemble la tierra. En esta vorágine, la injusticia ha perdido la cabeza y de la verde grama de los terrenos, están saliendo lanzas amenazantes, que ponen en remojo a ineptos y burócratas dormidos.

Los seres humanos somos imperfectos, estamos infectados de puntos negros y se nos hace difícil hacer siempre lo correcto, pero mi voto siempre será para el apasionado, para el que lo entrega todo, para el que vive para el béisbol y no de él, para el que no descansa nunca, para el que humaniza al atleta y lo desarrolla, para el que exige y se toma bien en serio nuestro deporte nacional, ese, sin dudas, es Lázaro de la Torre.

Comparte

Load More Related Articles

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *