El mánager de los Capitales solo tuvo palabras de elogio para el cubano.

Patrick Scalabrini, mánager de los Capitales de Québec, se alzó en este 2017 como campeón de la Liga Independiente Canadiense-Americana de Béisbol (Can-Am League). Uno de los puntales de su equipo fue el cubano Yurisbel Gracial, para quinen tuvo palabras de elogio: “este muchacho tuvo una temporada de ensueño con nosotros y se convirtió en uno de los líderes de nuestro equipo”.

Sin dudas, tras la extensión de su contrato con el equipo canadiense, el también integrante de los Cocodrilos de Matanzas tuvo en el 2017 su mejor actuación en la Can-Am League. Con línea ofensiva (AVE/OBP/SLG) de .333/.399/.524. Con tales números el antesalista cubano colmó varios de los departamentos ofensivos del evento.

El yumurino resultó segundo en imparables conectados con 125, tercero en promedio de bateo y cuarto en los departamentos de anotadas (73) y dobles (28). Además de colarse en el séptimo puesto entre los máximos impulsadores (65).

“Yurisbel es muy respetado por sus compañeros, tanto por sus valores humanos como por sus actuaciones sobre el terreno. Él es un verdadero guerrero que estaba listo para jugar cada día. Su ética de trabajo es insuperable”, agregó Scalabrini, quien también fue jugador de los Capitales y tuvo breves incursiones en Ligas Menores.

De acuerdo con el directivo, el performance de Gracial durante la clasificación y la Serie de Campeonato le permitió entrar en los libros de historia de los Capitales de Québec.

“Ahora Gracial posee el segundo promedio ofensivo más alto con al menos 500 turnos oficiales (.327) y es el segundo con más hits y dobles para una temporada”, advirtió Scalabrini.

Por su actuación como antesalista, Gracial mereció el Guante de Oro.
Por su actuación como antesalista, Gracial mereció el Guante de Oro.

El antesalista superó muchos de sus demonios este año en la Can-Am League. Fuertemente criticado por los fanáticos matanceros ante su débil defensa y su ineficiencia con el bate en postemporadas -todas al mando de Víctor Mesa-, Gracial pudo este año consagrarse en ambos departamentos.

Su actuación en la llamada esquina caliente posibilitó que ganara el Guante de Oro, premio alcanzado gracias a que solo cometió seis errores en 52 juegos, para un Range Factor de 2.54, mientras que como torpedero jugó 25 choques con una sola pifia. Además, en los siete partidos en que defendió los jardines, no manchó el expediente.

Por si fuera poco, se desbordó a la ofensiva en los seis choques de play-off. Disparó 10 imparables, de ellos cuatro dobles. Empujó cinco carreras y anotó tres, negoció dos bases por bolas y se tomó solo tres ponches en 25 comparecencias.

La pasada semana, se supo que Gracial se reincorporaría a sus Cocodrilos. Declaraciones del jugador al rotativo local Girón indican que está listo para enfrentar con éxito la 57 Serie Nacional de Béisbol: “me entregaré en el terreno para que mi equipo clasifique entre los cuatro primeros lugares”, señala la nota.

Hasta este lunes, El Indio, como es conocido en el dogout yumurino, bateaba para .500, con siete indiscutibles, dos carreras impulsadas y tres anotadas. Se había robado espectacularmente el home en Guantánamo y ostenta un estratosférico OPS de 1 231, con solo dos abanicos en 17 comparecencias.

Evidentemente, lo sucedido en la liga norteña bien podría repetirse en casa.

Comparte

Load More Related Articles

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  1. […] ligas extranjeras como la Can-Am o la japonesa. Quizás el caso más notorio sea el del matancero Yurisbel Gracial, quien lució de maravillas con los Capitales de […]