En esta temporada de 2017, Moncada participó en 54 juegos y acumuló average de .231, con 8 jonrones y 22 empujadas.

Por Scott Merkin 

“Contento, pero no satisfecho”.

Esa fue la descripción que dio el cubano Yoán Moncada cuando se le preguntó cómo describiría su primera temporada con los White Sox, una campaña en la que el jugador de 22 años terminó haciendo 231 visitas al plato.

“Pero estoy contento”, dijo Moncada durante una entrevista reciente. “Estoy contento por tener la oportunidad de estar aquí, porque sé que es algo que me va a ayudar a mejorar. Estoy feliz de estar aquí con los muchachos, con (José) Abreu, y tener la oportunidad de jugar con él y estar en esta organización.

“Es una organización muy buena”, siguió Moncada. “Han hecho todo lo que han podido para ayudarme y desarrollarme”.

En cuanto a la parte de “no satisfecho”, el infielder se refirió a algunas de sus estadísticas, en particular a las acumuladas durante sus primeros juegos. Empezó su carrera en Chicago de 38-4 y se ponchó 44 veces en sus primeros 122 visitas al plato.

A la defensa, el jugador cubano tuvo promedio de .966, con ocho errores en 169 lances. FOTO: Daniel Bartel.
A la defensa, el jugador cubano tuvo promedio de .966, con ocho errores en 238 lances. FOTO: Daniel Bartel.

Los lanzadores rivales atacaron a Moncada con un bombardeo de pitcheos lentos, algo que el bateador ambidextro no veía con tanta frecuencia mientras dominaba a la Liga Internacional con Triple-A Charlotte. Se ajustó finalmente para batear .276 por los Medias Blancas en el último mes de la temporada y terminar así con un promedio global de .231, ocho jonrones, ocho dobles, dos triples y 22 carreras empujadas.

El porcentaje de embasarse de .338 demostró que Moncada tiene un buen plan en el plato, así cerrase el año con 74 ponches y los resultados no fuesen siempre los esperados.

“Yo no diría necesariamente que fue una sorpresa”, dijo el gerente general Rick Hann, acerca del trabajo de Moncada. “Sin duda, era parte del paquete que pensamos estábamos adquiriendo: la actitud, el conocimiento de la zona de strike y la capacidad para pegarle duro a la bola.

“Uno de los últimos pasos de su desarrollo tenía que pasar en Chicago. Tiene 22 años. Tendrá que irse ajustando en los próximos años en algunos aspectos. Pero basándonos en todo lo que vimos desde que llegó al campo de entrenamiento, seguimos pensando que será un talento muy especial”.

El punto negro en esta temporada para Moncada fueron los ponches: 74 en 199 turnos al bate. FOTO: Daniel Bartel.
El punto negro en esta temporada para Moncada fueron los ponches: 74 en 199 turnos al bate. FOTO: Daniel Bartel.

Hahn y los Medias Blancas no son los únicos que creen eso. Moncada ha mostrado destellos de tener la habilidad para convertirse en el centro de la reconstrucción del equipo grande. Pero después de procesar todo lo que aprendió, tendrá que seguir ajustándose durante su primera temporada completa en la Gran Carpa en el 2018.

“Definitivamente, me siento como un pelotero de Grandes Ligas”, dijo Moncada. “Tuve la oportunidad de jugar casi todos los días aquí y poder sentirme cómodo. Mi nivel de confianza es alto, porque sé cómo jugar y cómo se maneja la gente aquí.

“Mi plan para la temporada muerta es básicamente el mismo que el del año pasado: seguir con mi rutina. Tengo más experiencia y estoy más enfocado, porque terminé la temporada en este nivel. Eso me va a dar una mejor idea sobre lo que tengo que hacer para estar en mejor forma y en mejores condiciones para los próximos entrenamientos”.

Tomado de MLB.com

Comparte

Load More Related Articles

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *