Lorenzo Mambrini

Resulta extraño mirar hacia el banco de los actuales campeones del fútbol cubano, los Diablos Rojos de Santiago de Cuba, y no ver al frente del mismo al italiano Lorenzo Mambrini, un tipo sencillo que cruzó hasta este lado del océano Atlántico para brindar sus enseñanzas a cambio de nada; un personaje que supo ganarse el cariño y el respeto de la afición, y de todo el pueblo santiaguero.

Luego de ganar invicto la 102 edición del Campeonato Nacional de Fútbol, Mambrini decidió darle otro rumbo a su carrera como director técnico en el balompié cubano. Pero, cuando muchos daban por hecho que tomaría las riendas de la selección nacional, la realidad nos mostró otra cosa. Sobre este y otros temas, y aprovechando la gira que recientemente diera el equipo Cuba por la “tierra caliente”, el carismático estratega conversó con Play-Off Magazine.

¿Ante todo, qué sensaciones te deja haber regresado a Santiago de Cuba?

-Regresar a esta ciudad es una gran emoción para mí. Es la posibilidad de saludar y compartir con gente que conozco, que aprecio. Ha sido un gusto volver a esta ciudad maravillosa que me ha dado muchas alegrías. Y quiero pensar que aquí siempre me recordarán como alguien que dio su ayuda desinteresada para que el fútbol santiaguero alcanzara su primer título nacional.

-Casi todos daban por hecho que tu próximo paso era dirigir la selección nacional. ¿Te sorprendió que no te nombran DT?

Primero me gustaría agradecer a la Federación Cubana por haberme tenido presente para formar parte del cuerpo de dirección de la selección nacional. Pero sí, cuando me comunicaron que sería asistente me quedé un poco triste; porque, al igual que se los comuniqué a los dirigentes del fútbol en el país, esperaba algo más.

Mambrini será el encargado de dirigir el equipo de La Habana en la presente temporada del fútbol en Cuba. FOTO: Jorge Rafael Matos.
Mambrini será el encargado de dirigir el equipo de La Habana en la presente temporada del fútbol en Cuba. FOTO: Jorge Rafael Matos.

Pero no tengo nada de qué lamentarme. Yo respondí como debía, con la profesionalidad que siempre me ha caracterizado, y acaté la labor que me encomendaron con el mismo amor y dedicación que siempre lo he hecho. Sé que a los aficionados y a los atletas les gusta mi método de trabajo, y esa es mi mayor satisfacción. Nada me llena más que el cariño de los jugadores y el pueblo que sigue el más universal de los deportes en Cuba.

¿Crees que no te dieron el cargo por un tema económico?

La verdad es que no soy un experto en cómo funcionan esos temas en la Federación Cubana. Como te dije anteriormente, es cierto que me esperaba algo más, pero si te soy sincero, no creo que sea por la forma de pagarme; porque a la dirección nacional del Inder, cuando les entregué los papeles que me avalan como preparador de fútbol, siempre les dejé claro que mi intención era ser reconocido como técnico extranjero, porque me ayuda para mi currículum en Italia, pero que no quería un gran salario en dólares ni en ninguna otra moneda.

Sé que otros estrategas foráneos han venido a trabajar con el balompié cubano y todos han exigido un pago en dólares. Yo no, lo mío es ayudar a que Cuba eleve su calidad en la práctica del fútbol.

¿Cómo valoras a la selección cubana en tu primera convocatoria?

No estoy nada contento con lo que pude ver. Así se los hice saber a los muchachos. Ellos son disciplinados e inteligentes, y sabrán sacar los mensajes de la charla que tuvimos. Para crecer no podemos hacernos falsas ideas. La selección cubana de fútbol no está nada bien. Ojalá haya otras concentraciones próximamente y podamos jugar contra equipos de otros países para buscar mayor fogueo y desarrollo. Eso nos ayudaría a saber exactamente en qué punto estamos y entonces, saber en qué tenemos que trabajar.

Lo primero que haremos los integrantes del cuerpo técnico del equipo, al llegar a La Habana, es entregar nuestros informes de cada una de las áreas que atendemos. En mi caso, como asistente, me toca seguir la parte táctica y la evaluación de estos primeros partidos no es buena. Espero que a partir de ahí se tomen decisiones que nos ayuden a mejorar el funcionamiento de la selección, que es el objetivo que todos buscamos.

¿Está lejos Cuba de acceder a una Copa Mundial de la FIFA?

En este momento eso es impensable, y no voy a ser yo quien ilusione al pueblo cubano con una posible clasificación, no solo a un Mundial, sino también a otros eventos de nivel como las Copas América o de Oro.

La verdad es que estamos mal y si no cambiamos el método de trabajo seguiremos alejándonos cada vez más de este sueño de ver a Cuba en una Copa del Mundo de la FIFA. Debemos analizarnos bien y cabe preguntarnos: si otras naciones como Panamá, que estará en Rusia 2018, han logrado avanzar, por qué nosotros no. Ellos han hecho bien las cosas con el fútbol y nosotros no. Lo cierto es que ahora mismo estamos muy lejos.

Además de tu labor como asistente de la selección nacional, también fuiste nombrado como DT de La Habana para el próximo Torneo de Ascenso. ¿Temes que en Santiago de Cuba algunos te tilden de traidor?

«Sé que otros estrategas foráneos han venido a trabajar con el balompié cubano y todos han exigido un pago en dólares. Yo no, lo mío es ayudar a que Cuba eleve su calidad» FOTO: Jorge Luis Guibert
«Sé que otros estrategas foráneos han venido a trabajar con el balompié cubano y todos han exigido un pago en dólares. Yo no, lo mío es ayudar a que Cuba eleve su calidad» FOTO: Jorge Luis Guibert

Eso fue algo que me pregunté cuando me llamaron para dirigir a La Habana. También tuve ofertas por parte de Ciego de Ávila, un gesto que agradezco mucho, que una provincia tan ganadora como esa piense en mí, pero ya había dado mi palabra a la Comisión habanera.

Los santiagueros se encariñaron mucho conmigo, al igual que yo con ellos. Pero esto es deporte y no otra faceta de la vida. Durante tres años estuve en Santiago de Cuba y nunca le fallé a este territorio. Siempre agradeceré a todos los que me acogieron y apoyaron, en especial a los integrantes de los Diablos Rojos. Espero que la gente de la “tierra caliente” nunca olvide el histórico 24 de junio de 2017 (fecha del partido que le dio el primer título del fútbol cubano a Santiago de Cuba), pero yo también tengo mis metas.

Para seguir en “Santiago” tenía que viajar constantemente a La Habana, y en par de oportunidades tuve accidentes de tránsito que me pudieron costar, incluso, la vida. Tengo que pensar también en mi familia y en mí. Así que, si acepté estar en la dirección de la selección nacional, resulta mucho más cómodo y seguro para mí dirigir en la capital. Espero me comprendan y que nadie me considere un traidor.

¿Esta no es tu primera experiencia en el fútbol habanero, crees que tenga calidad para regresar a la Primera División?

Yo empecé mi carrera como director técnico en Cuba en La Habana, en el año 2013, donde tuve la oportunidad de entrenar al equipo de Guanabacoa, con el que logramos ascender a la Primera Categoría provincial por primera vez en la historia de ese conjunto.

Te puedo decir que hay grandes problemas con la selección de La Habana. Yo diría que es como una casa que está en las primeras fases de construcción. La mayoría de los jugadores regulares se fueron del país. Muchos piensan que no tendremos problemas para ascender, pero no es así. Si logramos llegar a la Primera División creo que podemos estar satisfechos. Ese es el objetivo ahora mismo: subir.

Comparte

Load More Related Articles

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  1. Pimpollo

    15/11/2017 - 9:19 pm

    Sin pelos en la lengua