Oscar Luis Colas, además de batear bien, puede proteger la primera base, los jardines y hasta lanzar con excelente velocidad. FOTO: Yuhki Ohboshi.

Hablar en Cuba de los Halcones de SoftBank, actuales campeones de la Liga Profesional Japonesa, es referencia obligada dos cubanos: Alfredo Despaigne y Liván Moinelo. Pero muchos de sus compatriotas desconocen que estos dos no son los únicos antillanos contratados por esta franquicia.

También con la organización SoftBank, pero en la segunda división del béisbol nipón, se encuentra un chico de 18 años, Oscar Luis Colas León. Sin una trayectoria impresionante, todos quieren saber qué hizo el jovencito santiaguero para despertar la admiración de los japoneses, caracterizados por la seriedad en lo que hacen.

Podríamos pensar que contratar a un pelotero tan joven es una locura, pero cuando vemos sus numeritos la historia cambia. Sobre todo, si confirmamos que, además de batear bien, puede proteger la primera base, los jardines y hasta lanzar con excelente velocidad. Usted pensaría diferente después de estos datos.

Llegado ya al Club de la ciudad de Fukuoka, Play Off Magazine conversó con Colas sobre sus primeras impresiones tras el salto al profesionalismo.

¿Cómo fue el primer encuentro con el representante japonés para evaluarte en La Habana?

Preguntaron quién es el mejor prospecto en Cuba y le dijeron que soy yo. Hice un examen en las tres posiciones en el Estadio Latinoamericano. En el box lancé solamente 12 envíos. Fue un momento fácil, aunque tenso, porque me estaban evaluando.

¿Había más atletas?

Si, estaban Yosvel Zulueta y Norel González de Villa Clara, y Josimar Cousin La Rosa, de Camagüey.

¿Cómo fue el encuentro con Alfredo Despaigne?

Todo lindo, nos llevó a comer y nos está enseñando sobre la cultura japonesa, que todo es diferente. Sobre el béisbol en Japón nos comentó que son muy concentrados en su trabajo y que se entrena mucho.

En su primer año Colas solo ha jugado en la segunda división del béisbol japonés. Foto: Cortesía del entrevistado.
En su primer año Colas solo ha jugado en la segunda división del béisbol japonés. Foto: Cortesía del entrevistado.

¿Qué te han dicho los entrenadores japoneses?

Que no me van a exigir mucho y que me prepare en las diferentes posiciones. Todavía estoy abajo —en las ligas menores de Japón—, me estoy preparando para en uno o dos años lanzar en la primera división. Antes de ese tiempo es poco probable que me asciendan, tendría que “matar” la liga en la que estoy ahora para que me suban antes.

Al principio tuve un dolor fuerte en el codo, parece que tenía un problema desde pequeño y aquí los médicos me dieron tratamiento, hice swinnes en la caja de bateo y ejercicios. Unas semanas después inicié en los partidos y por mi buen rendimiento ya estoy en el segundo equipo.

¿Dónde empezaste a jugar béisbol?

Empecé a jugar en el Parque “Los Muñequitos”, en el barrio Los Olmos. Mi madre me llevaba y allí fue donde comenzó todo, pero estuve poco tiempo porque me hicieron las pruebas y cuando tuve la edad entré a la EIDE.

¿En cuáles eventos internacionales estuviste?

Estuve en la Copa Mundial Juvenil de Japón en 2015 —donde Cuba consiguió la medalla de oro— y en el Panamericano Juvenil celebrado en México, donde conseguimos la medalla de plata.

Colas en una de sus apariciones en las ligas menores de Japón con el Softbank .FOTO: Yuhki Ohboshi.
Colas en una de sus apariciones en las ligas menores de Japón con el Softbank .FOTO: Yuhki Ohboshi.

En el año 2016 estuviste en la Serie Nacional, ¿cómo fue esa experiencia?

La Serie Nacional fue una experiencia muy linda para mí, porque logré mi sueño. Todo pelotero quiere estar en el equipo de su provincia. Antes estuve en el Sub23, fue muy bueno también porque es un equipo competitivo y me permitió mantener mis posibilidades bien altas.

Con tu equipo Sub23 fuiste campeón nacional…

Si, aunque no pude estar en la final. Los compañeros de equipo me mantuvieron al tanto, mi madre asistió a los últimos partidos y me contaba todo. Perderme esa final fue duro, yo quería hacer carreras y defender en el terreno los meses de entrenamiento y lograr la medalla.

Espero, ahora que ya estoy en casa, poder compartir todo lo que he aprendido en Japón. Y por supuesto, jugar con mi equipo Santiago, que es mi mayor sueño.

Comparte

Load More Related Articles

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *